Presidente Hernández: Vandalismo demuestra que verdadera intención de dirigentes es desestabilizar para tapar su corrupción






El presidente Juan Orlando Hernández destacó hoy que con los actos vandálicos protagonizados por manifestantes quedó al descubierto que la verdadera intención de algunos dirigentes no es defender conquistas de sus agremiados, sino provocar una desestabilización en la sociedad hondureña, con el propósito de ocultar actos de corrupción cometidos por esos mismos dirigentes.

No obstante, en una comparecencia de prensa en Casa Presidencial, el mandatario reiteró el llamado a un diálogo sincero y de altura para construir un pacto por una educación y salud de calidad.

Hernández reiteró además que "con el nuevo Decreto Ejecutivo emitido el día de ayer se ha ratificado con fuerza de ley, y no ha habido ninguna forma de interpretarlo de otra manera, que no existe ninguna privatización ni despidos masivos" en ambos sistemas.

"Más claro no se puede ser: el paro en educación y salud, así como la violencia de hoy, tienen un propósito perverso e inmoral, y que por eso algunos dirigentes se distancian y huyen de la posibilidad de dialogar", agregó el mandatario.

A continuación, el mensaje del presidente Juan Orlando Hernández:

"Ayer el Gobierno anticipó que hoy el país conocería la verdadera motivación de los paros que han promovido líderes del sector gremial de salud y educación para negar al pueblo hondureño, los servicios que moral y legalmente tienen que prestar.

Hoy el país fue testigo de acciones delincuenciales realizadas como un chantaje violento en contra del pueblo de Honduras, presionando al Gobierno para buscar esconder actos irregulares como han estado tratando de lograr un grupo pequeño de dirigentes gremiales de educación y salud.

Con el nuevo Decreto Ejecutivo emitido el día de ayer se ha ratificado con fuerza de ley, y no ha habido ninguna forma de interpretarlo de otra manera, que no existe ninguna privatización ni despidos masivos; más claro no se puede ser: El paro en educación y salud, así como la violencia de hoy, tienen un propósito perverso e inmoral, y que por eso algunos dirigentes se distancian y huyen de la posibilidad de dialogar.

Queremos apoyar a todos los buenos maestros, médicos y personal del servicio de salud que ya reconocieron que se les engañó de parte de sus dirigentes y no seguirán negándose a atender al pueblo. Después del nuevo Decreto emitido ayer, la gran mayoría de los maestros se presentaron a trabajar y yo se los agradezco mucho y de igual manera los que están los servicios de salud.

Por eso quiero decirles que el Gobierno no va a ceder en buscar esos actos irregulares cometidos en contra de la base del magisterio, para poder regresarles a cada uno de ellos lo que les corresponde; eso es lo justo.

Mañana, seguramente veremos paros y marchas violentas, porque la verdadera motivación de estos actos en contra del pueblo hondureño es el interés de un grupo reducido de dirigentes de mantener las viejas malas prácticas que les han beneficiado por mucho tiempo a costa del pueblo y de sus propios agremiados o bases de cada sector.

La magnitud de la violencia y vandalismo que se vio hoy está en proporción al tamaño de las irregularidades millonarias que quieren tapar.

Reiteramos, así como lo hemos hecho todos los días durante un mes, nuestra plena convicción y disposición a un dialogo franco, abierto, sincero, de altura y sin condiciones, para construir un pacto por la educación y salud, con el único límite de que no estamos dispuestos a sacrificar los derechos de la base del gremio médico y docente como están exigiendo un grupo pequeño de dirigentes que quieren encubrir sus actos irregulares.

A los dirigentes buenos se les ofrece una invitación especial a dialogar, buscando la paz y el bienestar social para todo el país, y el mejoramiento de la salud y la educación pública y gratuita para el pueblo hondureño y de igual manera para todos los dirigentes.

Como Presidente, pero sobre todo como padre de familia y hondureño, me duele ver a los niños y jóvenes de nuestro país que están perdiendo la oportunidad de formarse y salir adelante, o que miles de pacientes hayan dejado de recibir sus consultas médicas, cirugías u otro tipo de atención, poniendo en riesgo su vida de manera inhumana; eso duele y sé que todos sentimos eso.

Por muchos años los hondureños nos hemos quejado de los malos servicios en salud y del pésimo sistema educativo y que queremos mejorar, y ahora que tenemos la gran oportunidad de implementar los cambios que mejoren los servicios, los mismos que han vivido a costa de ellos, son los que se oponen porque no les conviene y no podemos seguir así; yo sé que todos los hondureños estamos en una sola sintonía en algo: todos queremos un mejor servicio de salud y educación, aspiramos a algo mejor por el bienestar de todos.

Si de algo pueden estar ustedes convencidos siempre, aunque algunos puedan discrepar conmigo, es que tengo claridad que necesitamos un mejor sistema de salud y educación; el país y el pueblo hondureño se lo merecen.

El compromiso del Gobierno tanto como de la gran mayoría del pueblo hondureño es buscar la paz y la seguridad para el bien de todos. Buscando la seguridad y la paz ustedes han visto a lo largo de mi administración un compromiso sin ninguna reserva; lo hemos arriesgado todo por la paz y la tranquilidad de Honduras y lo seguiremos haciendo.

Por eso buscamos que cese la violencia; buscamos el diálogo y quiero destacar que he escuchado frases importantes de muchos gremios y de muchas personas que me han escrito y llamado; organizaciones de sociedad civil organizaciones de sociedad civil, la Confraternidad Evangélica, la Iglesia Católica, las cooperativas, el sector empresarial, una mesa de notables médicos, entre otras organizaciones.

Todos queremos paz, todos queremos vivir en sana convivencia, en armonía, porque al final buscamos el bienestar social; eso nos une a todos y es el momento de unirnos todos para construir ese país que nos merecemos; por eso la unidad y el bienestar de los hondureños debe ser ese punto de partida y sé que vamos a encontrar esos acuerdos para construir el gran pacto por la educación y la salud gratuita, de eso se trata.

Que Dios Bendiga a Honduras, buenas noches".