Presidente Hernández reitera a alcaldes del país que "no están solos"






La Comisión de Atención y Veeduría Humanitaria se reunió este martes junto al presidente Juan Orlando Hernández y alcaldes del país cuyas comunidades fueron mayormente afectadas por la tormenta tropical Eta, para definir los mecanismos de distribución de la ayuda humanitaria destinada a los damnificados y los trabajos de rehabilitación de infraestructura.

La reunión, que se llevó a cabo en modalidad virtual, fue conducida por el ministro coordinador General de Gobierno, Carlos Madero.

El presidente Hernández participó en el encuentro de manera virtual desde San Pedro Sula mientras estaba reunido con alcaldes del Valle de Sula como parte de una visita de trabajo para supervisar los trabajos de limpieza del Aeropuerto Internacional Ramón Villeda Morales y la preparación de 34.600 bolsas de alimentos para afectados por Eta.

Durante el encuentro con la Comisión de Atención y Veeduría Humanitaria los alcaldes tuvieron la oportunidad de brindar amplia información sobre el impacto que la tormenta tropical tuvo en sus respectivas jurisdicciones municipales, sus necesidades más inmediatas y los esquemas que mejor se adaptan a sus condiciones geográficas y de población, para canalizar la ayuda que brinden el Gobierno, la población hondureña y la comunidad internacional.

La información proporcionada permitió al presidente y los funcionarios y representantes de otros sectores que conforman la Comisión de Atención y Veeduría Humanitaria obtener datos como la cantidad de albergues instalados en cada municipio, cantidad de afectados que están siendo atendidos y las necesidades prioritarias de esos centros de atención.

Funcionarios de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) explicaron a los jefes edilicios y al presidente Hernández el plan que esa institución tiene preparado para la distribución programada de asistencia humanitaria inmediata y de mediano plazo para la población afectada, así como para el proceso de rehabilitación y reconstrucción de la infraestructura, labor que será ejecutada de manera paulatina y progresiva.

El presidente Hernández aprovechó la oportunidad para expresar a los jefes edilicios su compromiso de atender de manera oportuna y efectiva, en una primera etapa, las necesidades primarias de la población damnificada, así como la rehabilitación de la infraestructura y, posteriormente, el proceso de reconstrucción nacional.

El titular del Ejecutivo enfatizó a los alcaldes que "no están solos" y que ya se cuenta con un plan de reconstrucción nacional, para el que inicialmente se contempla una inversión de más 1.211 millones de lempiras en la reparación y mejoramiento de la red vial pavimentada y no pavimentada, así como la edificación y reparación de viviendas en las zonas afectadas por la tormenta tropical.

Las obras estarán a cargo de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep), la Secretaría de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento (Sedecoas) y de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H).

Por su parte el secretario de Coordinación General de Gobierno, Carlos Madero, explicó a los alcaldes que la información obtenida permitirá atender las necesidades inmediatas de los albergues y de las comunidades como tal, mediante la compra de insumos, equipos y materiales, esfuerzo adicional a la asistencia que ya se brinda mediante las donaciones recibidas.

En la reunión participaron más de 20 alcaldes de los departamentos de Cortés, Yoro, Copán y Santa Bárbara.