La Guara Roja ahora habita libremente en Gracias, Lempira






Una colonia de 24 guaras rojas embellece desde hoy los cielos en el municipio de Gracias, Lempira, en el occidente de Honduras.

En un acto histórico llevado a cabo en la montaña de Celaque, cinco guaras rojas fueron liberadas por la pareja presidencial, Juan Orlando Hernández y Ana García de Hernández, en una iniciativa que busca preservar la especie y resaltar la identidad nacional de cara al Bicentenario de Honduras, a conmemorarse en el mes de septiembre.

Las aves retornaron a su hábitat junto a otras 19 que también fueron liberadas en la zona, gracias al apoyo del Gobierno, que impulsa un programa de protección de esta especie en peligro de extinción.

Con esta iniciativa el avistamiento de la guara roja y su encanto ahora es posible en el municipio de Gracias, al igual que en Copán Ruinas, en donde las autoridades impulsan un proyecto de conservación del ave.

Las cinco guaras fueron liberadas tras haber sido sometidas a un proceso de recuperación en las faldas del Parque Nacional Celaque, luego de haber sido rescatadas en diferentes sitios, en donde eran mantenidas en cautiverio.

"Estos es una prueba de algo que no podía ocurrir pero sí ocurre, los biólogos decían que esta altura de Gracias no iba a ser posible para la liberación de la guara roja; sin embargo, ya tenemos 11 polluelos nacidos aquí que ya están volando", dijo el presidente Juan Orlando Hernández.

El acto fue posible con apoyo de la Organización para la Protección de las Aves Pro-Alas, el Parque de Aves Macaw Mountain y el Instituto de Conservación Forestal (ICF), entes que supervisaron la zona de la liberación en Gracias y que además certificaron que el área es propicia para la guara roja. También participaron representantes de Marca País Honduras.

"Esta es la primera vez en el mundo que un Gobierno está altamente participando en un proyecto como este; sin duda, esto es hecho histórico y es un gran ejemplo para toda Centroamérica", comentó Lloyd Davidson, fundador de Macaw Mountain

Mauricio Cuevas, biólogo de Macaw Mountain y representante de Pro-Alas, explicó que en cada proyecto de conservación de la guara roja uno de los indicadores de éxito es la reproducción en vida libre.

"Hoy ha llegado el momento que estas cinco guaras se integren al grupo fundador y entonces aumentar la cantidad de cinco ejemplares para sumar una población aquí en Gracias, Lempira", dijo.

"Estos cinco ejemplares habían sido donados; nosotros dimos la asistencia necesaria para que estuvieran en óptimas condiciones al momento de la liberación", explicó el experto.

Amplió que han encontrado condiciones propicias para que el municipio de Gracias se convierta en un nuevo hogar para la guara roja.

Sobre el particular, el presidente Juan Orlando Hernández dijo que el proyecto pretende crear conciencia en niños y adultos sobre el cuidado de la especie y su importancia para la biodiversidad nacional.

"Una de las razones porque deseo crear conciencia es porque mataron dos guaras rojas, y esto nos indignó a todos en Gracias, por lo que entendimos la importancia de educar a la población sobre la importancia que tiene esta Ave Nacional para que no volviera a suceder este triste acto", lamentó.

Por otro lado, Mario Martínez, ministro del Instituto de Conservación Forestal, agregó que este era un acto importante en Gracias, Lempira. "Consideramos que será una gran iniciativa a nivel del país, la misma nos debe motivar como hondureños a efectos de sentirnos más orgullosos de este símbolo patrio que tenemos, pero sobre todo a promover su conservación y el cuidado de su hábitat".

"Quiero pedirle al pueblo hondureño que aprendamos a conservar nuestra Ave Nacional que es la guara roja; esta es una ave que no debe vivir en cautiverio y no es una mascota y deben vivir en libertad, y es necesario aprender a cuidarlas y darle esa libertad que merecen", expresó la primera dama, Ana García de Hernández.

Con estos proyectos que iniciaron en Copán Ruinas y ahora se extiende en Gracias, se ve la esperanzas de que otras áreas como el Río Cangrejal, Roatán, el Lago de Yojoa, Los Naranjos, Comayagua y otras zonas del país despiertan el interés en los hondureños para volver a poblar Honduras de las guaras rojas y así disfrutar de su belleza pero en libertad.